LA TORERÍA DE GINÉS MARÍN, LO ÚNICO DESTACABLE EN UNA DECEPCIONANTE BENEFICENCIA

Alcurrucén es una ganadería de máxima garantía en Madrid, pero, a pesar de ello, esta vez no posibilitó el triunfo a los toreros. El que más cerca lo tuvo fue Ginés Marín, que cortó una de esas orejitas de risa que se están dando este año en Madrid. Sin ser una faena mala, no fue de oreja, ¡pero es que encima lo pinchó!

Lo mejor de Ginés es la facilidad que tiene para ligar, sobre todo los remates de serie, empleando molinetes, pases del desdén, trincherazos, y por supuesto, pases de pecho. Mucha variedad, algo que hay que agradecer en tiempos de monotonía.
Lo volvió a demostrar en el sexto, después de dar series estéticas pero fuera de sitio.
Es un torero que me encanta, pero hoy no fue su mejor tarde, aunque fue el mejor de la terna.

Perera ha pasado sin decir absolutamente nada por este San Isidro, y Ferrera pudo hacer algo más con el primero de haberlo entendido bien. Era un toro que no apuntaba nada pero se vino arriba al quedarse solo con el torero, algo muy de Núñez.
En la muleta hizo el avión y embistió con brío durante dos series que no aprovechó Antonio. Después el toro se apagó, y aunque le sacó Ferrera algún natural de nota, ya era tarde.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: