DIEGO URDIALES VUELVE A CRUJIR MADRID AL NATURAL

Todos nos acordamos de aquel día en el que se dijo que Urdiales crujió Madrid con su toreo al natural. Era también una Feria de Otoño, en aquella ocasión con un Adolfo y, entonces, faltó la espada. Hoy no se le escapó el triunfo, y es que se tiró a matar entre los pitones del toro para abrir la Puerta Grande… Con tres orejas, igual que en Bilbao, las dos únicas ferias de primera en las que ha actuado en 2018. ¡Qué injusto el sistema!

No obstante, hay que decir que su tarde para mí fue de dos orejas, o mejor dicho, dos orejones, los que le cortó al cuarto, tras hacer el toreo más puro, en especial, con la izquierda, cargando la suerte, parando, templando y mandado como marcan los cánones. Un faenón, de los mejores que se han visto este año en esta plaza y que le dará sitio de cara a la próxima temporada. Los gritos de «¡torero, torero!» provocaron que diese dos vueltas al ruedo.
Antes ya había realizado una faena de gusto plena de torería rematada con una estocada atravesada, a pesar de la cual se le concedió el trofeo, muy justito.

Algo más de peso tuvo la oreja que cortó en el turno siguiente Octavio Chacón tras una lidia muy buena a un manso de libro, encastado y con genio. No era un toro fácil, pero el oficio de Chacón le hizo imponerse al toro en un trasteo emocionante, en el que a pesar de su mencionado oficio, resultó volteado sin consecuencias aparentes. La pena fue que aunque la estocada fue muy efectiva, estaba un poco caída. Como se suele decir, se fue al «rinconcito de Ordoñez».
En el quinto, le tocaba «arrear» con la Puerta Grande entreabierta, y más después de lo que acaba de hacer Urdiales, pero le tocó otro manso, que buscó las tablas desde el primer momento y así era imposible. Se puso de verdad ante un animal muy rajado y escuchó una ovación.

David Mora, como siempre se llevó un buen toro en el sorteo. Fue el tercero al que le recetó su clásica faena de pico, pierna retrasada y figura arqueada y tensa, y en Madrid ya no cuela. Además, degolló. Ovación al toro con petición de vuelta al ruedo para este, que en mi opinión habría sido excesiva. Aunque era un toro con el que apostar y triunfar, han salido toros mejores este año a Las Ventas que no se les ha premiado (injustamente en esos casos) con la vuelta al ruedo como «Ombú» de Juan Pedro Domecq o «Horquillito» de Saltillo.
Con el sexto bis (del Tajo), poco pudo hacer, ni tampoco transmitió mucho.

Fue una gran tarde que acaba con Diego Urdiales a hombros, aunque en los dos últimos toros bajó la intensidad de la misma. Con esta corrida concluye también una Feria de Otoño de nota, tanto por la innovación en los carteles con el bombo, como en el plano artístico, aunque nos hayamos quedado con ganas de ver al mejor Talavante.

Un comentario sobre “DIEGO URDIALES VUELVE A CRUJIR MADRID AL NATURAL

Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: