MANSA Y COMPLICADA CORRIDA DE DOLORES AGUIRRE

Siempre han sido así. Mansitos pero encastados. El prototipo de los toros de Dolores Aguirre.
Hoy, con poca gente en los tendidos tras el fin de la «isidrada» y un calor de bochorno, se lidió una corrida de Dolores que cumplió con los parámetros citados anteriormente. Además, hay que añadir que fue una corrida muy justa fuerzas. Casi todos los toros, perdieron las manos. Imposible triunfar así.

A pesar de ello, hay que decir que Cristian Escribano no está realizando una buena temporada. Después de no cuajar a «Carasucia» de Valdellán, nadie entendió que uno de los puestos de hoy fuese para él. Ya se lo podían haber dado a López Chaves, por ejemplo, que hizo méritos con la de Cuadri.
El caso es que hoy Cristian tampoco dió razones para que cambiásemos de opinión.
Con el tercero comenzó muy bien por abajo, sometiendo, pero la faena fue a menos. Todavía le pudo sacar alguna serie estimable con la derecha, pero como el día de «Carasucia», fue coger la izquierda y empezar a venirse todo abajo. Llegaron los enganchones y los toques hacia fuera. Cuando volvió a la derecha el toro había acortado su recorrido y estuvo despegadísimo.
Saludó una ovación, no sé muy bien porqué.

Con el quinto pudo hacer poco. Fue un bonito toro por su pelaje, pero vacío por dentro. Perdió en repetidas las ocasiones las manos y no había nada de dónde sacar.

El lote más difícil se lo llevó Lamelas. El primero fue un toro abanto, como marca el encaste, pero no corrigió esa condición a lo largo de la lidia. Todo lo contrario. Se fue a tablas desde el principio y, ni siquiera ahí, le pudo dar dos pases seguidos Alberto sin que se rajase el toro. Se iba suelto buscando los toriles. Comportamiento de mansazo de libro.
El cuarto fue un toro difícil. Soltaba el gañafón cuando le venía en gana. Sacó genio y Lamelas tuvo que tragar.

Gómez Del Pilar realizó lo más destacado de la tarde, fruto de su intachable voluntad. Como siempre, se fue a «portagayola» en ambos toros, resolviendo bien la papeleta.

Trató de lucir los toros en el caballo, sobre todo al sexto, al que colocó con una lopecina, como ya le hemos visto otras veces.
Este toro fue el mejor presentado de la tarde, pero Gómez Del Pilar no pudo templar su embestida. A pesar de estar algo acelerado (y que aún así le tocase las telas), echó la pierna adelante, como ya lo había hecho en el tercero.
En ese tercer toro tuvo que hacer un quite a cuerpo limpio para que su banderillero no sufriese una cogida al hacerle hilo el toro. Se la jugó de verdad al hacerle el quite y el público ovacionó el gesto.
Con la muleta logró las mejores series de la tarde, la mayoría sobre la mano derecha.
Sin embargo, degolló al entrar a matar.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: