UN VARIADO FERRERA PROTAGONIZA UNA GRAN ENCERRONA

La variedad con el capote marcó la tarde de un intermitente Ferrera. Destacó con el capote, debido a su enorme repertorio. Hizo faroles, caleserinas, el quite de oro y chicuelinas. Todo para sacar al toro del caballo. Además, nos sorprendió a todos imitando al Pana en un original recibo.
Su tarde con el capote fue enorme. Todo lo contrario que con la espada, ya que de no haber fallado repetidamente con los aceros podría haber acabado la encerrona incluso con cinco orejas. El público había ido a verle y estaba muy predispuesto.

Abrió plaza Antonio Ferrera con un toro de Alcurrucén muy justo de fuerzas. Nada pudo hacer el extremeño, aunque se le vio que venía con ganas. No era para menos la tarde.

En segundo lugar saltó al ruedo un
toro de Parladé. Ferrera hizo una faena sentida en el cual intercaló algunos pases sentidos con otros más despegados y hacia fuera.
Destacó el torero inicio de faena y un molinete invertido artístico como recurso para irse a por la espada.
De haberlo matado le habrían pedido la oreja, que habría sido muy justita.

El tercero fue un Adolfo sin tanta longitud de pitones como suele ser habitual en esta ganadería.
El toro se emplazó y Ferrera tuvo que ir a por él, llevándolo cosido a su capote en su faceta más lidiadora.
Trataron de hacer el salto de la garrocha, pero el toro no se arrancaba. Al final salió a duras penas. Ahí ya se pudo ver que el toro era complicado. Se quedaba muy corto.

Fernando Sánchez colocó un par que puso la plaza boca abajo. Andándo al toro como acostumbra y esperándole una barbaridad. Expuso mucho y el público se puso en pie para ovacionarle.

Con la muleta no tuvo muchas opciones Ferrera. El toro tenía las virtudes y los defectos típicos del encaste. Humillaba pero era muy tobillero.

Llegado el ecuador de la tarde, daba la sensación de que estaba pasando muy rápido. No era para nada una encerrona pesada como fueron las últimas en esta plaza, porque Ferrera puso variedad toreando y, también, en la elección de las ganaderías. Hasta el momento llevábamos tres encastes distintos. A continuación cambiaría esta tendencia, porque lo que quedaba ya era todo de Domecq. Incluso veríamos dos toros de la misma ganadería (Victoriano del Río) al no pasar el reconocimiento el de Núñez del Cuvillo.
A pesar de ello, la sensación es que eligió bien las ganaderías, porque a excepción del Alcurrucén y del Adolfo, todos los de Domecq tuvieron opciones, sin ser ninguno de bandera. Además, la sensación que dio Ferrera antes del sexto es que llegaba sobrado de facultades y, quizá, con ganaderías más duras esto no habría sido así.

El cuarto fue el primero de los de Victoriano del Río. En el apartado me dio la sensación de que tenía problemas en un ojo, pero por la tarde se pudo comprobar que veía perfectamente.
Ferrera mezcló pases estirado con otros más retorcidos, de fea estética.
El toro protestaba soltando cabezazos cuando Antonio trataba de ligarle los pases, por lo que tenía que ser de uno en uno. Al final de la faena dejó de esta forma algún pase extraordinario, sobre todo en los remates.
Dio mucha distancia al toro para entrar a matar recibiendo, como ya hiciese en San Isidro. Eso sí, citando con el pie mediante un pisotón, en lugar de con la muleta como solo hace Manzanares.
Dejó media estocada atravesada y tuvo que recurrir al descabello.

El quinto fue un toro algo bizco de pitones de Domingo Hernández.
Faena similar de Ferrera con respecto a la anterior. Hubo pasajes buenos y otros que no lo fueron tanto. Faltó acople.
Se le concedió una oreja más por el conjunto de la tarde que por la faena en sí.

Salió decido a triunfar con el último de la corrida, yéndose a «portagayola» a recibir al colorado de Victoriano del Río.
Después lo sacó del caballo con otra larga cambiada. Arrebatado Ferrera.
El público le recriminó que no pusiese las banderillas, ya que todos dábamos por hecho que las pondría en algún toro. Aún así, prefería ver el par de Fernando Sánchez, que saludó de nuevo.
Y es que hay que destacar los hombres de plata que actuaron ayer: el propio Fernando Sánchez, Ángel Otero, Montoliú, Carretero… ¡Casi nada!
Finalmente, tras los pares de Montoliú y Fernando Sánchez, Ferrera cogió las banderillas con la bandera de su comunidad que llevaba preparadas y puso un cuarto par al quiebro, quebrando una segunda vez y parando al toro. Quizá esto no es lo que más gusta en Madrid, pero en una encerrona hacía falta. El público se puso en pie y gritaron «¡Torero, torero!», pero lo mejor estaba aún por llegar: una faena medida y bien estructurada.

Empezó de rodillas y siguió ya de pie con la derecha. Los cambios de manos fueron eternos. Hubo uno, cumbre.
Como cumbre fue también un derechazo en el que amagó con pasarse a toro por la espalda, para sacárselo por delante, ciñiéndoselo muchísimo y rematando detrás de la cadera. Abandonado Ferrera y con la planta erguida, con una soberbia naturalidad.
No faltarón momentos de inspiración y al natural puso fin a una obra maestra.
Una pena la espada, porque eran dos orejas de ley.
Al final cortó una por el beneplácito del público que lo quería sacar a hombros.
También se aplaudió a un toro colaborador pero que al final de la faena amagaba con rajarse.

Plaza de toros de Las Ventas (casi lleno en tarde soleada). Toros de Alcurrucén (bien presentado pero justo de fuerzas), Parladé (bien presentado y con opciones), Adolfo Martín (justo de presentación y tobillero), Victoriano del Río (4° y 6°, ambos le sirvieron al torero) y Domingo Hernández (justo de presentación y bravo).
Antonio Ferrera como único espada (de blanco y oro con bordados de mariposas de colores, bonito para la ocasión): silencio, palmas, silencio, ovación, oreja y oreja.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: