UN LUSTRO DEL INDULTO DE «COBRADIEZMOS»: LO RECORDAMOS CON MANUEL ESCRIBANO

Hoy se cumple un lustro de uno de los hitos más importantes de la tauromaquia moderna. El indulto de «Cobradiezmos» de Victorino Martín en La Maestranza, aquel 13 de abril de 2016, fue un suceso histórico. Manuel Escribano fue el autor del indulto y, por eso, hoy es un buen día para echar la vista atrás y conocer cómo vivió aquella faena y otros aspectos en esta entrevista.

La tarde estaba cara: Paco Ureña había desorejado al primer victorino de su lote tras una gran faena. Manuel Escribano no se quiso quedar atrás y se fue a la puerta de chiqueros a recibir a «Cobradiezmos». Tras el vibrante saludo capotero con la portagayola y las verónicas, el toro cumplió en varas y Escribano se lució en el tercio de banderillas, pero lo mejor, sin duda, fue la faena de muleta. Manuel dio fiesta al toro y potenció sus virtudes, bajándole mucho la mano y provocando que el victorino hiciese surcos en la arena.

– Los indultos siempre son polémicos, pero el de «Cobradiezmos» fue unánime. ¡Qué toro! ¿Qué es lo que más destacarías de su comportamiento?

Destacaría de «Cobradiezmos» sobre todo su forma de colocar la cara, aunque en Victorino es normal que la coloque así, lo que pasa que este todavía tenía un plus más de cómo metía el hocico, con la fuerza que lo hacía y con el ímpetu que quería coger la muleta por abajo. Yo creo que era lo más destacable y lo que más llamaba la atención de ese toro.

– ¿Cuándo te diste cuenta qué podía ser un toro de vacas?

Bueno, en ningún momento pensé más allá de la faena, de lo que iba sucediendo en cada muletazo, en cada momento, porque era un toro que no era fácil de estar delante de él, no era fácil de conducir ese torrencial de bravura. Mi cabeza no caminó más allá de cada muletazo. Entonces no te puedo decir que hubo un momento en el que supe que era de vacas. Lo supe cuando vi que la gente lo pedía. Ahí sí tenía seguro que se indultaba.

«No te puedo decir que hubo un momento en el que supe que era de vacas»

– ¿Qué supuso en tu carrera «Cobradiezmos»?

Supuso ponerme en boca del todo el mundo y pegar un salto increíble en todo: en proyección de carrera, en conocerme la gente y en valorar aún más lo que uno quiere ser y lo que uno es, lo que intenta conseguir.

– ¿Crees que se fue justo contigo? Es cierto que te sirvió para entrar en muchas ferias, pero casi siempre con este tipo de corridas duras como Victorino o Miura.

Es un poco lo que tiene este tipo de corridas de toros, que siempre la parte del toro predomina. Entonces, muchas veces, cuando se habla de las figuras y de que algunos toreros las maten o no las maten es otro inconveniente en contra del torero, pero para mí, en ese momento, lo único injusto que vi fue no salir por la Puerta del Príncipe o cortar el rabo simbólico.
Por lo demás, creo que lo más justo es lo que tú haces delante del toro, que te lo reconozca como te lo tenga que reconocer el aficionado y quien no te lo reconozca es porque tampoco tiene mucha idea, no tiene afición a esto. Lo más justo es lo que pasó delante de la cara del toro y lo que pude sentir y disfrutar.

– Precisamente con Miura has tenido éxitos rotundos. Aquel «Datilero» en La Maestranza te rescató del ostracismo, del banquillo. En 2019 lograste el único indulto de la ganadería de Miura, «Tahonero», en Utrera. ¿Qué ganadería es más compleja para el que se pone delante?

Sin duda alguna la más compleja es Miura. Es un tipo de toro que nunca sabes por donde puede salir y es muy difícil saber qué toro te va a embestir por las hechuras. Es muy difícil plantear un antes a una corrida de Miura. Es un toreo más sobre la marcha, espontáneo, basado muchas veces en la habilidad… es mucho más compleja esta ganadería que Victorino.

Yo he tenido la suerte de cuajar bastantes toros… vamos, bastantes, tampoco tantos, pero toros importantes como ese indulto y hacer historia; el toro «Datilero» imagínate lo que supuso y lo que fue esa tarde y, la verdad, es que también he tenido torillos de cuidado (ríe), pero bueno, también he tenido toros muy importantes en mi vida.

«Sin duda alguna la más compleja es Miura»

– Sigues fiel a este tipo de hierros, a pesar de aquella cornada de Alicante de un Adolfo, que a muchos les habría hecho tomar otro camino. Se dice que estas corridas desgastan el doble que las más comerciales. ¿Queda Manuel Escribano para rato?

Sí hombre, si Dios quiere, mientras yo tenga fuerza y mi afición siga como la que tengo y mis ganas de ser mejor y seguir adelante y mi ambición siga (como a día de hoy), habrá Escribano para rato. Lo he demostrado y he superado muchos momentos difíciles. Aquí seguiré hasta que mis fuerzas me lo permitan.

– Volvemos a «Cobradiezmos» para finalizar esta pequeña entrevista. El pasado año tentastes las primeras hijas de este toro, aunque fue más tarde de lo previsto por el confinamiento. ¿Cómo fueron? ¿Se parecieron a «Cobradiezmos»?

Hubo una que fue incluso mejor que el padre, porque aún se salió más de la muleta, embistió por fuera, tuvo la misma humillación e, incluso, se desplazó más que el padre.
Luego hubo otra que tuvo cosas del padre como humillar y lo de escarbar antes del cite: fue buena vaca.
Y otra no tuvo nada que ver con el padre ni en hechuras, ni en comportamiento, ni en nada, pero es bueno ver que ha dejado simiente y que tiene cosas muy buenas.

«Hubo una vaca que fue incluso mejor que el padre»

– Imagino que estarás con ganas de torear algún toro descendiente de «Cobradiezmos» cuando toque en una plaza de relevancia, pero antes toca pensar en la temporada 2021. ¿Eres optimista con esta temporada taurina en esta situación?

Bueno, toca ser optimistas. Es el momento de apoyar y tomar compromiso con nuestra profesión y nuestra vida y hacer cosas que nunca hubiésemos pensado hacer. Hay que tirar hacia delante y, así, tirar de la temporada… si no, costará trabajo.
Y sí, esperemos que pronto me pueda encontrar con un hijo que, al menos, se le parezca en algo.

Un abrazo y muchas gracias.

– Muchas gracias y suerte.

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: