CURRO MUÑOZ SE LLEVA EL CERTAMEN DE ESCUELAS TAURINAS DE LA CAM

Curro Muñoz, de la escuela de Valdemorillo, se ha proclamado vencedor del primer Certamen de Escuelas Taurinas de la Comunidad de Madrid.

Tras las semifinales en Valdemorillo, la Venta del Batán acogía la gran final con el aforo completo. Álvaro Serrano, Curro Muñoz, Pepe Burdiel, López Ortega, Adrián Santamaría y Sergio Rollón lidiaron novillos de distintas ganaderías.

Sin duda, el mejor novillo fue el colorado segundo, de Toros de la Plata. Fue un novillo bravo y codicioso, que no se cansó de embestir a la muleta de un firme Curro Muñoz, que se llevó el certamen con su toreo desmayado. La faena se basó en la mano derecha, dejándosela muy puesta para ligar los muletazos uno detrás de otro. Hubo una serie francamente buena en la que recordó a otro Curro (Díaz) por su forma de dejar caer los brazos y hundirse sobre su cuerpo. En mi opinión, faltó toreo al natural para llevarse el certamen. Los alumnos de las escuelas, en general, se mostraron mucho menos verdes de lo que esperaba.

Sergio Rollón bien pudo haber sido el ganador. Recibió a su novillo con la veleta y después realizó el quite de las mariposas, con claras reminiscencias de Ferrera en ambos casos.
Con la muleta se encajó de riñones para ligar las series con temple. No faltaron los adornos como los faroles, pases del desdén o esa vuelta con la muleta por encima de la cabeza previa al cite que también realiza Ferrera.

Quizá sobraron complementos, pero es indudable que Sergio también se maneja en el toreo fundamental.

Eso es lo que le falló a López Ortega, quien realizó una labor pirotécnica que empezó a portagayola. Después, quitó por faroles de rodillas de muchísima exposición. Ya en el novillo de Pepe Burdiel entró a su turno de quites por fregolinas, muestra de su variado repertorio. Todo lo que hizo tuvo emoción, lo que hace pensar que puede llegar lejos. El valor se tiene o no se tiene (igual que el arte) y de valor anda sobrado. A torear ya aprenderá, aunque le falte ese pellizco del arte. Y es que en su faena de muleta estuvo más lineal hasta que volvió a tirar del toreo accesorio con unas manoletinas de rodillas.

Abrió plaza el alumno de Navas del Rey, Álvaro Serrano, quien tampoco estuvo mal. Saludó al toro a la verónica y dejó patente que David Adalid le ha enseñado en la escuela a poner las banderillas (que no llevaban arpón). En se faena de muleta se entremezclaron pasajes con cierto gusto con otros bruscos, con tirones. Debe corregirlos cuanto antes.

Pepe Burdiel lidió un novillo muy serio de la ganadería de Diego Valladar. No se le vio cómodo en ningún momento y fue volteado en varias ocasiones, en parte por estar demasiado fuera de cacho. Eso hacía que el embroque no fuese el ideal, si bien cuando el novillo no se le venció hacia los adentros remató muy bien los muletazos, llevándolos hasta atrás.

Adrián Santamaría no fue capaz de quedarse quieto y fue el menos destacado. Sufrió dos percances sin apartentes consecuencias tras tropezarse él solo, fruto de la combinación de su miedo y su físico (que no es el ideal para ser torero).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: