VIRGEN MARÍA: REVELACIÓN EN EL 2020

El 2020, el peor año para todo, incluida la tauromaquia, agoniza en medio de una extraña Navidad. No obstante, sin olvidar todo lo malo que ha sucedido, también han pasado cosas positivas. En lo taurino, una de ellas ha sido la revelación de una ganadería. Mientras otras no han tenido la fortuna de lidiar o, en el peor de los casos, su ganadería ha acabado en el matadero (caso de El Ventorrillo), otras suman puntos de cara a la próxima temporada, en la que, ojalá, haya más festejos taurinos. El tiempo tendrá la respuesta.

Hay hierros más que consolidados que han echado grandes toros, que ya hemos comentado en los premios anuales (https://criticataurina430463222.wordpress.com/2020/11/26/los-premios-de-2020/), pero en cuanto a corridas completas en su conjunto, sin duda hay que hablar de la de Victoriano del Río en Nimes y de las de Virgen María en Esquivias y Castellar de Santiago. Han sido solo dos corridas las de esta divisa que pasta en Sevilla, pero gracias a la televisión la ganadería de Virgen María ha sido una gran revelación para el aficionado, que a buen seguro espera verla anunciada en más carteles próximamente.

Irene Tirado, hija del mayoral de la ganadería, nos atiende para esta entrevista.

  • Buenos días, Irene. Enhorabuena por las corridas que habéis lidiado esta temporada. ¿Qué destacarías del juego de los toros en ellas?

Buenos días. Ante todo, muchas gracias por ponerte en contacto con nosotros y darte la enhorabuena. Lo que más nos ha gustado en estas dos corridas de toros es ver que continuamos en la línea que nos marcamos desde el principio: bravura en todos los tercios, nobleza y clase. En ambas corridas se podían ver toros que compartían todo ello y aún así tenían una personalidad propia, haciéndolo aún más interesante.

  • ¿Ese es el toro que busca el ganadero? ¿En qué tiene aún margen de mejora la ganadería?

Nos vamos acercando al toro soñado por Jean Marie cuando fundó la ganadería, pero siempre hay matices que mejorar según va evolucionando la tauromaquia. Algo que nos apasiona buscar en los toros es el motor, que trae consigo de la mano la transmisión; una embestida bonita gana muchos puntos cuando al pasar junto al torero transmite sensaciones que nos levantan del asiento.

  • Ambas corridas tuvieron un mismo denominador común: el trapío y la seriedad de los toros. La presentación fue impecable, por encima de la categoría de las plazas. ¿Esto es algo innegociable en vuestra ganadería o se debe más bien a las circunstancias especiales de esta temporada?

No nos gusta ir justos a ninguna corrida porque luego llegan los problemas de cambio de toros a última hora, lo que no suele ser muy bueno para la ganadería. También es cierto que no vale abusar en exceso. En el caso de este año, si algo sobraba en el campo eran los toros y si únicamente se podían lidiar dos corridas había que echar lo mejor que teníamos en la finca. En un momento tan delicado para todo el mundo ir a cualquier tipo de festejo supone aún más un esfuerzo económico y todos teníamos que dar lo mejor de nosotros mismos.


«No nos gusta ir justos a ninguna corrida porque luego llegan los problemas de cambio de toros a última hora»

  • ¿Para qué plazas estaban reseñados esos toros?

Algunos de ellos iban a ir a Istres y Nîmes, pero otros aún no tenían un destino definido.

  • A pesar de que las plazas no eran de primera, esas corridas han tenido repercusión entre los aficionados por la escasez de festejos y gracias a que fueron televisadas. ¿Qué papel tiene la televisión en la tauromaquia actualmente?

A la televisión le debemos mucho, especialmente a las autonómicas. Darse a conocer como ganadería nueva es muy difícil y saliendo en la televisión es como se consigue abrir otras puertas que sólo con la prensa escrita no tienen tanta trascendencia hoy en día. Al haber menos festejos este año, los aficionados esperábamos con ansia todo lo que retransmitían y eso permitió que nuestros toros llegaran a tantos hogares.

  • También les sirvió a toreros como Noé Gómez del Pilar o Calita, que fueron dos de los toreros anunciados en los carteles de Esquivias y Castellar de Santiago, respectivamente. No obstante, ¿el objetivo es que sea una ganadería deseada por las figuras?

Para que todo el sistema funcione tiene que estar bien engrasado, empezando por las novilladas y los nuevos toreros. Nuestra ilusión es que las corridas más relevantes las toreen las figuras, ya que tienen mucha más experiencia y capacidad para lidiar el tipo de toro que estamos buscando, pero no dejamos atrás en ningún momento a los que van surgiendo en la cantera. El tipo de corrida lo define la categoría de la plaza y solemos repartirnos entre las tres.

  • Alguna que otra experiencia con las figuras ya tenéis. Morante, El Juli y Manzanares han toreado reses de Virgen María en pasadas temporadas. ¿Cambia algo: la presión, las exigencias de los toreros… o es todo igual?

La exigencia siempre es alta, pero cuanto más relevante es el cartel más presión sentimos. A diferencia de lo que muchos piensan, en carteles de figuras es donde más se suele exigir que los toros cumplan con todos los requisitos de las plazas. Los reconocimientos veterinarios son más estrictos y los aficionados medimos con lupa cada detalle del toro.

  • Cambiando de tercio, ¿cómo está actualmente la ganadería? ¿Se han mandado muchos animales al matadero por la pandemia?

Hemos procurado reducir al mínimo el número de animales que han viajado al matadero, pero no hemos podido evitarlo. Hemos toreado en casa una corrida cinqueña preciosa que teníamos para este año, entre quince y veinte cuatreños, utreros, erales… y posteriormente los enviamos al matadero. Ha sido quizás el peor momento que hemos tenido que vivir este año. La sensación de cargar esos camiones ha sido muy dolorosa y ojalá no tengamos que repetirla.

«La sensación de cargar esos camiones ha sido muy dolorosa»

  • Normalmente estas entrevistas se realizan con los ganaderos. En vuestro caso, con un ganadero francés (Jean Marie Raymond), ¿cuál es el papel de los mayorales y cuál el del propio ganadero?

Jean Marie Raymond es la persona que organiza toda la ganadería, pero por motivos de distancia no podemos verlo tan a menudo como quisiéramos. Está presente en todos los momentos clave de la ganadería y viene como mínimo una vez al mes, aunque mantenemos contacto continuo. El mayoral, mi padre, tiene un objetivo que lograr y trabajamos a diario para conseguirlo, con la inmensa felicidad que sentimos al ver que vamos por el camino correcto.

  • Precisamente, la divisa de Virgen María es blanca y azul celeste por los colores de la bandera de Marsella. La vacada comenzó pastando en territorio galo en 2002 y años después se traslada a Sevilla. ¿Fue en ese momento cuando os incorporasteis a la ganadería?

Así es. En el año 2011 se traslada la ganadería a la Sierra Norte de Sevilla y tras 23 años en Madrid, la familia entera nos trasladamos para vivir el sueño de Jean Marie.

  • El otro hierro de la casa, con divisa roja y blanca, es el de Santa Ana. Este es de procedencia Marqués de Domecq, mientras que la de Virgen María es Victoriano del Río, Jandilla y Daniel Ruiz. ¿Cambia el manejo en el campo entre ambos hierros? ¿Y el comportamiento en la plaza?

El manejo de ambos hierros es el mismo, tienen caracteres muy similares y no marcan ninguna diferencia en ese aspecto. No sucede lo mismo en la plaza, donde sí sacan a relucir esos detalles que no comparten. El toro de Virgen María es más encastado y tiene esa transmisión que nos apasiona, mientras que Santa Ana aporta una nota diferente de clase a la embestida que la hace muy especial, dotándola de temple y recorrido. Cuando logramos juntar lo bueno de ambos hierros tenemos una mezcla explosiva, como sucedió con el toro 95 Oreado que toreó “El Fandi” en 2019 en Palma de Mallorca.

«El toro de Virgen María es más encastado y tiene esa transmisión que nos apasiona, mientras que Santa Ana aporta una nota diferente de clase»

  • ¿Se han cruzado?

Muy poco, se mantienen en lotes separados. Hemos hecho alguna prueba puntual con algún semental de Virgen María en lotes de Santa Ana y ha sido una experiencia muy buena que seguiremos repitiendo.

  • En los carteles, ambas ganaderías van de la mano. ¿Por qué se anuncia con dos hierros? ¿Se ha pensado en unificarlo?

Cuando se creó Santa Ana fue para diferenciar el ganado de Marqués de Domecq que se compró en 2011, con el fin de llevarlos por separado. Una vez que hemos depurado ambos hierros buscando lo que más nos gustaba de cada uno y ver que las pruebas funcionaban, se unificó todo en Virgen María y el último guarismo que se herró en Santa Ana fue el 2017.

  • ¿Cuál es el total de reses con las que contáis?

Solemos rondar los 650 animales, aproximadamente. Queremos contar con alrededor de 170 vacas de vientre.

  • ¿Y cuántos toros tenéis para el próximo año? ¿Habría corrida para Madrid?

Para el próximo año estamos viendo 5 o 6 corridas de toros. Nos gustaría mucho ir a Madrid, pero en una ganadería tan pequeña cuesta encontrar 10 o 12 toros de primera categoría que cumplan con los requisitos de Las Ventas.

  • ¿Se han acercado ya los veedores a ver los toros, o todo sigue parado?

Parece que algo comienza a moverse o, como mínimo, la ilusión de volver a comernos la cabeza con las reseñas de las corridas, los embarques y el tan temido día del festejo.

«Parece que algo comienza a moverse»

  • Para finalizar la entrevista, hay que decir que los aficionados que así lo deseen también pueden ver estos toros y la ganadería en general. Se pueden realizar visitas. ¿En qué consisten?

Desde hace unos años comenzamos a realizar visitas en la ganadería para dar a conocer ese mundo que tantos palos nos da y no perdemos las ganas de formar parte. Ofrecemos la oportunidad de vivir un día real en una explotación taurina, con todos sus matices. Comenzamos el día como un vaquero más, damos de comer al ganado y realizamos la faena que toque en ese momento, rematado con una buena comida campera en casa del mayoral. Lo más especial suele llegar de la mano de niños, que aportan una visión única y pueden disfrutar de un lugar tan diferente a todo lo que conocen.

  • ¿Se ha resentido el turismo taurino por el Covid o, por el contrario, este tipo de actividades han sido la alternativa este año?

Podría haber sido una gran alternativa este año, pero con los continuos cambios en la movilidad se ha paralizado casi todo por aquí. Estamos reactivando todo el asunto de cara a estas fiestas y que de esa forma podamos volver a compartir experiencias únicas.

  • Muchas gracias por la entrevista y suerte para la próxima temporada. ¡Felices fiestas!

Gracias de nuevo por la labor que haces. Felices fiestas y que podamos vernos en las plazas en 2021.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: